Asunción, 15 may (EFE).-El presidente electo paraguayo, el oficialista Mario Abdo Benítez, dijo hoy que la decisión de trasladar la embajada de Paraguay en Israel a Jerusalén será analizada con “madurez” por su equipo de Gobierno.

“Israel es un país amigo del Paraguay históricamente, nos une una gran amistad pero bueno, tenemos que ver si fue o no una decisión de hecho ya una decisión tomada, entonces vamos a analizar nosotros con mucha madurez para entender lo que podemos hacer”, declaró Abdo Benítez a los periodistas.

Sin embargo, Abdo Benítez, que asumirá la Presidencia el 15 de agosto, señaló que “es un tema diplomático, así que vamos a tener cuidado con lo que vamos a decir al respecto”.

Subrayó además que la decisión de ese traslado fue tomada por al actual mandatario, Horacio Cartes, en función de las atribuciones que le corresponden como jefe del Ejecutivo.

En ese sentido, Abdo Benítez, vencedor de las elecciones del 22 de abril, según los resultados preliminares, aclaró que su equipo no fue informado de esa decisión de Cartes, que el Gobierno paraguayo hizo oficial hace una semana.

“Yo reitero que fue una decisión que no se consultó con nosotros”, añadió Abdo Benítez al finalizar el desfile militar por el aniversario de la independencia de Paraguay, en el que también estuvo presente Cartes.

Paraguay hizo oficial su decisión de trasladar la embajada el 9 de mayo, aunque días antes ya lo había anunciado el Ministerio de Exteriores de Israel.

La fuente agregó que Cartes tenía previsto asistir a la apertura de la embajada antes de fin de mes, pero sin precisar una fecha.

En el entorno de Cartes se baraja que el presidente viajará a Israel entre el 18 y el 19 de abril.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rompió el pasado diciembre con el consenso internacional al declarar Jerusalén como capital de Israel, cuya parte oriental fue ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días de 1967 y anexionada en 1980, en una decisión no reconocida por la comunidad internacional.