Asunción, 17 ago.- El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, visitó los terrenos en los que se construirá un oratorio en honor a María Felicia de Jesús Sacramentado, “Chiquitunga”, la primera beata del país, en un acto en el que el nuevo mandatario estuvo acompañado del arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela.

El intendente de Asunción, Mario Ferreiro, también asistió a la presentación de la futura capilla, que se levantará en la Costanera, el paseo fluvial de la capital paraguaya, junto a un barrio social en el que se reubicó a personas afectadas por las inundaciones que suele padecer la ciudad en temporada de lluvias.

Abdo Benítez, que el miércoles asumió la Presidencia, hizo acto de presencia para escuchar a las autoridades civiles y religiosas, si bien al final del evento recordó en su cuenta social el sentido de la nueva capilla y de “Chiquitunga”.

Paraguay es un país de mucha fe y Chiquitunga está en el corazón de todos. ¡Honramos a esta mujer paraguaya quien con amor y sencillez entregó su vida al servicio de los demás”, comentó Abdo Benítez en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Valenzuela señaló que la capilla contará con el retablo realizado por el artista plástico Koki Ruiz para la ceremonia de beatificación el pasado junio, y elaborado con unos 70.000 rosarios que fueron donados por fieles de todo el país.

“Que ese retablo sea el homenaje a la mujer paraguaya, que nos motive a todos al cuidado, al respeto de la mujer”, expresó Valenzuela en la ceremonia.

El oratorio se construirá en unos terrenos de 15 hectáreas, propiedad de la Municipalidad de Asunción y ocupará unos 300 metros cuadrados, con espacio para cerca de 100 personas, aunque se abrirá hacia un parque para las ceremonias más multitudinarias.

Koki Ruiz, que también se encargará de supervisar el proyecto, explicó a Efe que ya tienen alguna idea de cómo será el pequeño templo aunque todavía no existen planos del proyecto porque es “una obra que arranca en este momento”.

“La idea es hacer una construcción que también sirva como un monumento, porque vamos a recurrir al trabajo de los alfareros, de los que trabajan en la artesanía, para que sean el cerramiento de la obra y sea así entonces una obra que alberga a otra obra”, comentó el artista.

Ruiz planea que el oratorio sea una exhibición del arte paraguayo y en esa línea se desarrollará la planta y la fachada del futuro edificio.

“El arte religioso es bastante barroco en Paraguay, haríamos un poco un barroco latinoamericano, un barroco nuestro, con toda esa alfarería paraguaya”, agregó.

El templo acogerá el retablo de 14 metros de altura que Ruiz elaboró para la beatificación de “Chiquitunga” el pasado 23 de junio y que se exhibió entonces en el Estadio General Pablo Rojas, del Club Cerro Porteño, donde tuvo lugar la ceremonia.

La semana pasada, la obra se trasladó al exterior de la Catedral Metropolitana de Asunción, con motivo de la celebración del 481 aniversario de la fundación de la capital.

Sin embargo, los paraguayos tendrán que esperar más de un año hasta ver levantada la capilla en honor de su primera beata, según los plazos que compartió con Efe el director ejecutivo del Proyecto Franja Costera de la Municipalidad de Asunción, José Ávalos.

Las obras comenzarían en unos seis meses y concluiría entre medio año y un año después del inicio, según sus cálculos.

“El oratorio tiene un tiempo de maduración del proyecto, tenemos que hacer ajustes tanto al proyecto en sí, como a la imagen artística del proyecto, como a los trámites correspondientes legales y administrativos”, precisó Ávalos.