El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y su homólogo de Brasil, Michel Temer, firmaron hoy el documento para la construcción de dos nuevos puentes internacionales que conectarán a ambos países, lo que supone un gran paso en la integración regional, según el acuerdo.

Los dos mandatarios se reunieron en el edificio de producción de la represa hidroeléctrica Itaipú Binacional, compartida por Brasil y Paraguay y que financia la obra, con una inversión de unos 270 millones de dólares, según la Presidencia de Paraguay.

Las dos construcciones permitirán conectar la localidad paraguaya de Presidente Franco con la brasileña de Foz de Iguazú, así como la de Carmelo Peralta y Puerto Murtinho (Brasil).
Abdo Benítez, tras la rúbrica, dijo en su discurso que se trata de “una obra majestuosa que transformó la realidad de ambos países, principalmente de Paraguay”.

“Esta obra que simboliza la integración y la fraternidad de dos pueblos representa el inicio de una historia entre países con visiones compartidas, mismos desafíos a pesar de las asimetrias”, dijo el mandatario.

“Si no hubiese sido por la voluntad política y la amistad demostrada para con el Paraguay, no hubiésemos estado aquí firmando este acuerdo histórico”, agregó Abdo Benítez, que tuvo palabras de agradecimiento para Temer.

El mandatario también destacó que esos dos puentes vienen a reforzar una conexión terrestre que hasta el momento se limitaba al Puente de la Amistad, el único que une actualmente Paraguay y Brasil, desde 1965.

También subrayó el hecho de que los dos puentes se vayan a ejecutar con fondos de la represa de Itaipú, que describió como “una de las maravillas del mundo” y recordó que es la mayor a nivel mundial en producción eléctrica.
“Hoy es un día de fiesta para ambos pueblos, un día de celebración. Me siento emocionado y comprometido por esta dicha histórica que me toca vivir como presidente de la República del Paraguay”, dijo.

El segundo de esos puentes, el que unirá Carmelo Peralta y Puerto Murtinho, es considerado de gran importancia estratégica y complementario al corredor bioceánico, una ruta que unirá los puertos de aguas profundas de Chile con los puertos del Atlántico brasileño a través del Chaco Central.

En la declaración presidencial conjunta se destaca “la necesidad de interconexión vial entre Paraguay y Brasil para el desarrollo de los dos países en todos sus aspectos y para el fortalecimiento de la integración regional”.

El anuncio de las obras se produjo tras la reunión que mantuvieron Abdo Benítez y Temer, en la cumbre de presidentes del Mercosur, la semana pasada en Montevideo.

Desde la inauguración en 1965 del Puente de la Amistad que une la Ciudad del Este en Paraguay con Foz de Iguazú en Brasil, no se puso en marcha una nueva infraestructura que conecte las dos naciones.