Afectados por inundaciones reprochan actuación durante visita de Abdo Benítez

0
106
Dos mujeres permanecen fuera de una vivienda inundada este miércoles, en Asunción (Paraguay). Los habitantes del Bañado Sur, una de las zonas de Asunción golpeadas por las inundaciones del río Paraguay, desconfían de las soluciones del Gobierno ante este problema cíclico, que ha obligado a unas 2.000 familias a dejar sus hogares y a la Junta Municipal a declarar el estado de emergencia.

Grupos de afectados por la crecida del río Paraguay manifestaron este jueves su rechazo a la ayuda y las medidas tomadas por el Gobierno durante la visita del presidente del país, Mario Abdo Benítez, a uno de los predios militares que sirven de refugio para los damnificados en Asunción, donde hay unas 2.000 familias.
Los desplazados expresaron su malestar por la atención repentina de las instituciones estatales, como la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) o la Itaipú Binacional, coincidiendo con la presencia del mandatario.
Tanto Itaipú como la Essap desplegaron toldos y carteles, así como un amplio contingente de trabajadores, que no suelen pisar el lugar, según denunciaron los refugiados en este predio.
El retraso de cerca de una hora de Abdo Benítez avivó la indignación de los afectados, cansados de la teatralización de la visita presidencial, en la que no faltaron los camiones con cajas de víveres con el logotipo de Itaipú apiladas de forma simétrica.
La tensión del ambiente cambió los planes de la organización y el recorrido del presidente, que llegó en helicóptero, se limitó a un paseo de apenas un cuarto de hora por una sola zona del campamento, sin la presencia de medios.
Antes de volver a subir al helicóptero, Abdo Benítez habló con la prensa para manifestar su conformidad con el trabajo realizado por las diferentes instituciones del Estado.
“Estamos haciendo todo lo que humanamente se puede y mi presencia acá también obedece a demostrar nuestro compromiso con nuestros hermanos que están pasando un momento difícil”, aseguró el mandatario.
También explicó que los nuevos desplazamientos no responden a una falta de previsibilidad, sino a que el agua “subió muy rápido” y la crecida fue una de las más fuertes que recuerda.
Los refugiados abandonaron el predio militar hace apenas unos tres meses, cuando bajó el agua que había entrado en sus casas, y han tenido que regresar a este campamento en los últimos 15 días debido, de nuevo, a las inundaciones del río Paraguay.
Su reclamo es la construcción de la Franja Costera, un proyecto que incluye avenidas y viviendas sociales, que todavía no se ha materializado porque “hay que ganarle a la burocracia diariamente”, según la explicación ofrecida hoy por Abdo Benítez.
“No solamente (hay que construir) la franja costera, sino una solución definitiva. Ellos también tienen que asumir esta realidad, porque muchos no quieren mudarse de aquí (de los Bañados) entonces cada año volvemos a vivir esta tragedia”, añadió.
Cuando Abdo Benítez abandonó el predio, fue el titular de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Joaquín Roa, quien quedó al frente del acto y recibió las quejas de los refugiados.
Los afectados por las crecidas le hicieron saber que no quieren más víveres, como los facilitados hoy por Itaipú Binacional, sino que necesitan camiones para poder entrar en las zonas afectadas y sacar a las personas que siguen viviendo en sus hogares inundados.
Esta era una queja repetida por todos los damnificados que ya han conseguido levantar sus casas con chapas de madera y uralita, pero que son conscientes de la situación de sus vecinos.
El Gobierno anunció este martes que cuenta con unos 6,4 millones de dólares (40.000 millones de guaraníes) para asistir a las 20.400 familias afectadas en todo el país por la crecida del río Paraguay.
La Junta Municipal de Asunción declaró el miércoles el estado de emergencia por un plazo de 90 días ante las inundaciones.
Las zonas más golpeadas en Asunción por las crecidas son el Bañado Norte y el Bañado Sur, barrios marginales ubicados junto al cauce del río.