Asunción, 31 oct. – La responsable de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan señaló este jueves en Asunción que la cooperación iberoamericana se enfocará en los próximos años en llegar a sectores que hasta el momento han estado en un segundo plano, como los afrodescendientes y los indígenas.

Grynspan reconoció que la Segib ha tenido “poca presencia” entre estos grupos y que ahora, tras avanzar en otros aspectos de la cooperación, es momento de atender a estas comunidades.

“Con los grupos afrodescendientes de la región donde hemos hecho algunos avances y algunos programas. Yo creo que ahí tenemos que profundizar”, apuntó la responsable de la Segib en una conferencia de prensa en la Cancillería paraguaya.

Aunque no existe una cifra exacta de población afrodescendiente en Iberoamérica, las estimaciones oscilan entre un 15,6 % y un 30 % del total de América Latina, según datos recopilados por el Segib en su cuaderno “Actualidad Afrodescendiente en Iberoamérica”.

En cuanto a los indígenas, Grynspan se mostró partidaria de reforzar el Fondo de Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Cariba (Filac), surgido en 1992, en Madrid, durante la II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

“Necesitamos fortalecer los programas que tienen que ver con el mundo indígena”, recalcó Grynspan.

En líneas generales de cooperación, el otro reto que tiene por delante la Segib es “la escalabilidad” para lograr “un salto cualitativo” de los programas de cooperación.

“Los países siempre están en la silla del liderazgo de los programas y, por lo tanto, es una cooperación que sigue teniendo el compromiso de los países”, añadió.

Durante su visita a Paraguay, Grynspan visitó la Escuela Cerrito, es un proyecto de la Fundación Paraguaya basado en la autogestión y la autosuficiencia que Paraguay quiere replicar en su entrada a la oferta de cooperación internacional.

Paraguay anunció a finales de septiembre su intención de fundar su propia agencia de cooperación internacional para instalarse en distintos países y compartir su experiencia en el ámbito agrícola y el emprendimiento.

Con esta iniciativa, Paraguay pretende dejar de ser un país receptor de cooperación a uno oferente, un avance que fue felicitado por Grynspan.

“Se vuelve a hacer realidad aquello que decimos siempre en la cooperación iberoamericana, y es que no hay país tan pobre que no tenga nada que ofrecer ni país tan rico que no tenga nada que aprender”, recalcó.

Grynspan concluirá su agenda en Paraguay este viernes, con una exposición ante el Congreso y la inauguración de un mural en el Palacio de Gobierno, en Asunción.