Los alumnos de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Asunción (UCA), una de las más importantes de Paraguay, y el rectorado lograron un acuerdo para poner fin al encierro que comenzaron hace un mes en protesta por la destitución del decano de Filosofía, José Antonio Galeano.Los alumnos de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Asunción (UCA), una de las más importantes de Paraguay, y el rectorado lograron un acuerdo para poner fin al encierro que comenzaron hace un mes en protesta por la destitución del decano de Filosofía, José Antonio Galeano.   El pacto se logró anoche con la designación del profesor Jorge Lara como nuevo decano de Filosofía, propuesto por los estudiantes de la Facultad, donde se suspendieron las clases en agosto.

Sin embargo, el acuerdo no contempla la restitución en el cargo de Galeano ni la destitución del rector de la UCA, Narciso Velázquez, a quien los alumnos de la Facultad acusaron de prácticas autoritarias y antidemocráticas y de estar detrás de la salida del entonces decano.   Lara comentó hoy a Efe que “el balance es muy positivo”, ya que ha puesto de manifiesto “una recuperación de principios y de valores”.   No obstante, agregó que “se reclamará más” en el futuro porque “los estudiantes están muy activos” y desde el sector educativo en general se están pidiendo “mejores condiciones”, en referencia a las manifestaciones convocadas en las últimas semanas por distintos sindicatos de estudiantes secundarios.   Ambas partes lograron anoche el acuerdo tras una jornada plagada de incidentes debido a la oposición de los estudiantes de Derecho a la protesta.   Esto provocó que la mesa de negociación se trasladara a la sede de la Fiscalía del Estado, con la presencia del fiscal general, Javier Díaz Verón, quien hoy se congratuló en un comunicado del consenso logrado.   El acuerdo obliga al rector a no presentar nuevas demandas contra los estudiantes que tomaron la universidad, pero seguirán adelante las denuncias que se formularon en el último mes y que dependen ya del Ministerio Público.   El pacto también establece que Velázquez no podrá iniciar ningún tipo de acción de índole académica o administrativa que impida a los jóvenes obtener sus títulos universitarios.

Además, la mesa de negociación abordó la reanudación de las clases a partir de este lunes y su evaluación tras un mes de toma y a dos meses de terminar el curso escolar, según comentó el futuro decano.   Lara añadió que su designación no será automática, como pedían los alumnos, sino que tendrá que formalizarse ante el Consejo de la Universidad, de la que forman parte miembros de la comunidad educativa contrarios a la toma.   También indicó que el futuro de Velázquez como rector de la UCA “dependerá del Alto Gobierno de la Universidad, que es la Asamblea de Obispos”.   En opinión de Lara, en esa Asamblea se vivirá “un proceso de tensiones entre los sectores más conservadores y los más progresistas” de la Conferencia Episcopal Paraguaya.