Alumnos de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) mantienen una ocupación del centro, que hoy cumple su segunda semana, para exigir su separación de la Facultad de Derecho y en protesta por presuntas irregularidades en el proceso electoral estudiantil.Alumnos de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) mantienen una ocupación del centro, que hoy cumple su segunda semana, para exigir su separación de la Facultad de Derecho y en protesta por presuntas irregularidades en el proceso electoral estudiantil. Unos 80 estudiantes tomaron la sede de la casa de estudios para denunciar la exclusión del padrón electoral de unos 50 alumnos matriculados de cara a las elecciones del centro de estudiantes de la Escuela, una reivindicación a la que luego se añadió la propuesta de desanexión.

Leandro Villalba, vocero de los estudiantes que adoptaron la medida de fuerza, dijo a Efe que con la desanexión de la Facultad de Derecho buscan “construir un espacio administrativo y académico propio”.  Añadió que propusieron al rectorado de la UNA dos mesas de trabajo para estudiar y trabajar hacia la separación de la Escuela de Ciencias Políticas y Sociales de la Facultad de Derecho. Por su parte, el rector, Abel Bernal, tras una reunión esta semana con el presidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana, explicó que existen pasos a seguir que no fueron presentados oficialmente por los interesados y aseguró que recibió a un grupo de estudiantes que está en contra de la desanexión.

“Ya indicamos a los estudiantes que primero se debe hacer una solicitud, tanto de los que quieran independizarse como los que quieran quedarse en la sede”, dijo el rector. Agregó que esa solicitud deberá ser luego elevada hasta el Consejo Superior Universitario donde se estudiará la misma. La toma del centro se produjo después de que el Tribunal Electoral Independiente (TEI) de la Escuela sacara del padrón a unos 50 alumnos, en su mayoría del movimiento opositor, para volcar el resultado de las elecciones hacia la continuidad del oficialismo, según Villalba.

Agregó que el TEI dio un plazo menor a 24 horas para aquellas personas excluidas del padrón presenten su comprobante de matriculación, lo que consideró un tiempo inviable para esos 50 alumnos. “Fue una maniobra política porque en ese tiempo muchos no iban a poder presentarse en ese lapso de tiempo hasta la escuela para presentar sus comprobantes de pago”, añadió Villalba. De acuerdo con el portavoz, “el conflicto detona puntualmente por un problema entre estudiantes en disputa por el Centro de Estudiantes que no se pudo resolver de forma democrática”.