Asunción, 12 ene. – El presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), José Cantero, comentó en declaraciones a Efe que el país tiene que “seguir haciendo los deberes” para conseguir que las agencias de calificación internacionales concedan al país el grado de inversión.

La calificación de la deuda paraguaya se mantiene el grado de especulación, también conocido como bono basura, con un BB+ para Fitch, un BB para Standard & Poor’s y un Ba1 para Moody’s, según datos del Ministerio de Hacienda.

“El gran desafío sería llegar al grado A de acá a mediano plazo”, apuntó el titular del BCP.

La última revisión de la calificación crediticia de Paraguay fue la de Fitch, en diciembre de 2019, sin variaciones y con perspectiva estable.

La agencia calificadora valoró entonces las políticas macroeconómicas del país o su bajo endeudamiento público, y, si bien reconoció avances, evidenció debilidades estructurales.

Por eso, Cantero consideró que los esfuerzos deben concentrarse “en el campo institucional”, al entender que “en términos macroeconómicos hay poco espacio” para mejorar.

En ese sentido, destacó que la economía paraguaya, por sus fundamentales y sus datos macroeconómicos, se muestra “resistente a los choques”, y aseguró que comienzan a verse cambios institucionales.

“Hay señales muy importantes, como proyectos de ley que hacen al ambiente de negocios, designación de jueces en la Corte Suprema de Justicia que tengan orientación técnica… Entiendo que eso se valora desde las calificadoras”, puntualizó.

A pesar de que Paraguay trabaja para dejar atrás el bono basura, Cantero consideró que alcanzar el grado de inversión no debe ser solo “una meta” sino un camino para “ir mejorando y reforzando la capacidad institucional, la certeza jurídica, el ambiente de negocio…”.

El titular del BCP mostró cautela a la hora de fijar una posible fecha para la concesión del grado de inversión por parte de alguna de las agencias de calificación y recordó que esa decisión “no depende” de Paraguay.