Asunción, 21 sep.- El presidente de la Bolsa de Valores y Productos de Asunción (BVPASA), Rodrigo Callizo, consideró que “sería importante que salga” la ley de jubilaciones que preveía crear un organismo regulador de los fondos de pensiones y que fue rechazado en agosto por el Senado ante la presión de los sindicatos.

Callizo, que participó en la última jornada de la Asamblea General anual de la Federación Iberoamericana de Bolsas (FIAB), explicó a Efe que la aprobación de la ley ayudaría “mucho al desarrollo del mercado de capitales”.

Añadió que ello permitiría “organizar” el segmento de las inversiones a medio y largo plazo y, en última instancia, contribuiría al “desarrollo del país”.

En ese sentido se pronunció también el exministro de Hacienda paraguayo Santiago Peña, que participó en un panel sobre fondos de pensiones en el marco de la Asamblea de la FIAB, y que lamentó el rechazo de la ley que su propio Gobierno propuso.

Peña señaló que Paraguay “tiene el mismo sistema de pensiones que hace 60 años, muy fragmentado”, con muy “poca cobertura”, ya que menos del 20 % de la población tiene algún tipo de cobertura de jubilación, e indicó que Paraguay es uno de los países que tienen “menor regulación” en el sector.

El proyecto de ley fue presentado en 2017 por el anterior Ejecutivo de Horacio Cartes y en mayo pasado obtuvo la media sanción por parte de la Cámara de Diputados, pero tras su rechazo en el Senado, la norma deberá ser tramitada de nuevo por los diputados.

El rechazo de la Cámara Alta se produjo en un ambiente previo de movilización social en contra de la ley, auspiciada por los sindicatos, que opinaban que el proyecto supondría alargar la edad de jubilación de los trabajadores.

No obstante, el presidente de la Bolsa reconoció que la aprobación de la polémica ley no solucionaría los problemas del mercado de capitales por sí sola, sino que son necesarias otras medidas para desarrollar ese mercado en Paraguay.

En primer lugar, dijo, “falta educación”, en referencia al escaso interés de los paraguayos por ese tipo de inversiones ahorrativas, así como “cambios legales” que permitan al mercado trabajar de manera electrónica y no física.

Ello aumentaría la actividad del mercado que actualmente apenas alcanza los 600 millones de dólares al año, de los que, según confirmó el 90 % corresponde a renta fija y sólo el 7 % a renta variable (negociación de acciones).

Por otro lado, Callizo anunció que “estamos trabajando” en la creación de un indicador de renta fija “que pueda marcar el desarrollo” futuro del mercado, y que prevé que estará listo el próximo año.