Río de Janeiro, 6 feb . – Brasil, que declaró máxima alerta en salud pese a que aún no cuenta con ningún caso confirmado de coronavirus, el patógeno causante de una epidemia que ya se ha extendido a 25 países, ofreció capacitación en el diagnóstico de esta enfermedad a técnicos de nueve países latinoamericanos.

El curso de capacitación técnica, iniciado este jueves y que concluirá el viernes, fue ofrecido por los especialistas de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el mayor centro de investigación en salud de América Latina y dependiente del Ministerio de Salud, informó esta cartera.

Los representantes de Colombia, Uruguay, Argentina, Panamá, Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay y Perú fueron instruidos en técnicas para diagnosticar el coronavirus en laboratorio gracias a un proyecto de cooperación liderado por el Ministerio de Salud de Brasil y la Organización Panamericana de la Salud (OPAS).

Los técnicos recibieron instrucciones para diagnosticar el coronavirus en tiempo real mediante la tecnología RT-PCR, capaz de detectar el genoma del virus en diferentes muestras y cuyos insumos ya han sido distribuidos por la OPAS en varios países de la región.

“Brasil posee una de las más sólidas y preparadas redes de vigilancia en virus respiratorios de América Latina. La capacitación de otros países es un paso importante para la implementación de un protocolo específico de diagnóstico en América Latina”, explicó el asesor regional de la OPAS para Enfermedades Víricas, Jairo Méndez.

El mismo curso había sido impartido la semana pasada a especialistas de los diferentes laboratorios públicos de referencia en el diagnóstico de enfermedades de Brasil, como el Instituto Evandro Chagas y el Instituto Adolfo Lutz.

El Laboratorio de Virus Respiratorios de la Fiocruz integra desde hace más de sesenta años la red de centros nacionales de influenza de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y es considerado referencia en América Latina.

En una rueda de prensa que concedió este jueves, el ministro brasileño de Salud, Luiz Henrique Mandetta, afirmó que Brasil será solidario con sus vecinos en el combate al coronavirus, especialmente con Venezuela, que es el que más necesita ayuda en estos momentos.

“Tenemos que ser solidarios. Paraguay, por ejemplo, tiene muchas dificultades con la parte de los laboratorios y nosotros autorizamos a que las muestras de sus pacientes sospechosos sean examinadas aquí”, afirmó.

“Argentina y Uruguay tienen buena estructura. Nos preocupa Venezuela por causa del desmonte de su sistema de salud, que ya resultó en epidemias de difteria y sarampión. Por eso vamos a hacer un trabajo de vigilancia en asociación con la OPAS, que dialoga con el Gobierno venezolano”, agregó.

Pese a que no tiene ningún caso confirmado de coronavirus y tan sólo investiga nueve sospechosos, Brasil declaró alerta máxima de su sistema de salud para poder repatriar a 34 brasileños que están aislados en Wuhan, la ciudad china epicentro de la epidemia, y cuya llegada al país está prevista para el sábado.

El Gobierno envió dos aviones de la Presidencia brasileña a China con la misión de repatriar a 34 ciudadanos que han pedido auxilio frente a la emergencia sanitaria y que serán sometidos a una cuarentena de 18 días en una base de la Fuerza Aérea en Anápolis, municipio próximo a Brasilia.

La epidemia surgida en Wuhan ha causado al menos 564 muertes en China y una en Filipinas, e infectado a 28.060 en China y otras 225 en otros 24 países en los que se han registrado casos, aunque sin la virulencia con que se ha manifestado en esa nación asiática.