Brasil defiende diálogo con Paraguay para acuerdo energético tras polémica

0
93
Brasil defiende diálogo con Paraguay para acuerdo energético tras polémica Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay.

El Gobierno brasileño defendió este viernes el acuerdo suscrito con Paraguay para la venta de energía de la hidroeléctrica Binacional Itaipú y que fue anulado después de ocasionar la mayor crisis política desde que el mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, llegó al poder en 2018.

En un comunicado conjunto, los ministerios brasileños de Relaciones Exteriores y de Minas y Energía y la empresa estatal Eletrobras dieron explicaciones sobre el acuerdo suscrito el 29 de mayo y manifestaron su deseo de restablecer un diálogo que conlleve a la firma de un convenio “equilibrado” entre ambos países.

“El Acta Bilateral tuvo por finalidad establecer un contrato de venta de energía de Itaipú en el período de 2019 a 2022, garantizando a la hidroeléctrica los recursos necesarios para su funcionamiento y, por consiguiente, la estabilidad en el abastecimiento de energía eléctrica para ambos os países”, citaron.

En ese sentido, el Gobierno brasileño recordó que el Tratado de Itaipú, que reglamenta la hidroeléctrica inaugurada en 1984 por Brasil y Paraguay, “establece que los países se comprometen a contratar toda la potencia disponible”.

La energía garantizada para Brasil y Paraguay ronda los 75 millones de megavatios hora al año, mientras que la adicional es la diferencia entre la energía garantizada y la energía total que produce la usina de Itaipú al año, que alcanzó en 2018 un récord de 96,7 millones de megavatios hora.

El acuerdo de mayo pasado, añadió el texto, fue “justo” y por “consenso” y “también buscaba corregir un desfase histórico en la contratación de energía por parte de la ANDE (Administración Nacional de Electricidad) -de Paraguay-, que no ha acompañado el alto crecimiento de su demanda de energía”.

En ese sentido, según Brasil, “el Acta Bilateral buscó reequilibrar esta relación, de modo que cada parte pague por la energía que efectivamente consume” y afirmó que el proceso de negociación “no fue secreto” y contó siempre en sus reuniones con representantes de los ministerios y de las estatales.

“Cabe destacar que el Tratado de Itaipú solamente permite la venta de la energía producida para Eletrobras y para la ANDE, por lo tanto no tiene fundamento la especulación de comercialización de la energía por empresas diferentes”, como llegó a citar la prensa paraguaya, apuntó el comunicado sin una mención directa.

De acuerdo con la nota oficial, “Brasil continua dialogando con Paraguay para construir las soluciones que contribuyan a la corrección de los eventuales desequilibrios en relación con la contratación de la energía producida” en la que ya fue la mayor hidroeléctrica del mundo y ahora es la segunda.

Este mismo viernes, la Fiscalía paraguaya anunció que convocará en fecha todavía por definir a Abdo Benítez y su vicepresidente, Hugo Velázquez, para declarar sobre el acta.

Hasta la fecha ya han declarado ante los fiscales del caso Pedro Ferreira, expresidente de la ANDE, y José Rodríguez, un abogado a quien se le relaciona con Velázquez.

La dimisión de Ferreira, el mes pasado, fue el detonante de la crisis política al revelar los contenidos del acuerdo.

La oposición paraguaya, encabezada por el Partido Liberal y el Frente Guasu (izquierda), denunció el acta como lesiva para los intereses del país y de traición a la patria.

El Gobierno de Abdo Benítez intentó atajar la crisis con varias dimisiones en cadena, entre ellas las del canciller, Luis Alberto Castiglioni.

Pero la crisis se avivó con la aparición de unos mensajes telefónicos de Rodríguez a Ferreira en los que se presentaba como asesor de Velázquez.

Según esos mensajes, Rodríguez habría intentado alterar el acta para excluir el punto por el que la ANDE podría vender su parte de energía a empresas privadas brasileñas, y que esa venta fuera en exclusiva para la firma brasileña Leros.

Finalmente, los Gobiernos de Paraguay y Brasil firmaron la anulación del acta, lo que dio un respiro a Benítez, sobre quien la oposición pidió esta semana un juicio político en la Cámara de Diputados, una solicitud que ha bloqueada por el oficialismo colorado, que es mayoría.