Buenos Aires, 2 dic .- Este lunes, la Cámara Argentina del Acero advirtió sobre el impacto adverso que tendrá en el sector la decisión anunciada por el Gobierno de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio desde Argentina y Brasil.

La entidad empresarial manifestó en un comunicado su “fuerte preocupación” ante el anuncio hecho en redes sociales del presidente Donald Trump de imponer estos aranceles, luego de que ambos países lograran en 2018 quedar exceptuados tras acordar cupos de exportación a Estados Unidos.

Ante esta situación, la cámara dijo que solicitó al Estado argentino que “arbitre los medios necesarios para revertir la medida anunciada, la cual perjudicaría la producción siderúrgica argentina y al empleo local”.

La entidad sostuvo que las exportaciones siderúrgicas argentinas ya se encuentran afectadas por la eliminación de los reintegros de exportación dispuesta en agosto de 2018 por el Gobierno de Mauricio Macri y por la imposición de retenciones (impuestos a la exportación) a los bienes industriales desde septiembre de 2018.

A ello se suma una menor demanda doméstica de productos siderúrgicos como consecuencia de la recesión que vive Argentina desde 2018 y, en particular, por el freno de los proyectos de hidrocarburos no convencionales en la formación Vaca Muerta, en el suroeste del país.

“Este anuncio, sumado al freno de la actividad en Vaca Muerta y a la caída general en el nivel de actividad industrial del mercado interno, ponen en riesgo los niveles actuales de empleo siderúrgico de calidad y de alto nivel de capacitación, y disminuye la fuerte generación de divisas que el sector aporta”, advirtió la cámara.

Las empresas del sector recordaron que Argentina y Brasil tienen un “rol activo como aliados estratégicos” de Estados Unidos en la “lucha contra la sobrecapacidad de producción de acero global” como integrantes del Foro Global de Exceso de Capacidad del Acero.

Por ello, la entidad solicitó que la problemática sea abordada en conjunto por los gobiernos de Brasil y Argentina en la cumbre del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que se celebrará el próximo jueves en Brasil, “dado que la decisión del Gobierno de los Estados Unidos impactaría de manera directa en los dos mayores productores de acero del Mercosur”.

En mayo de 2018, cuando Washington anunció una medida similar, el Gobierno de Macri negoció un cupo de exportaciones de 180.000 toneladas anuales de productos de acero argentino, principalmente productos tubulares de gran valor agregado.

La cámara aseguró que el sector siderúrgico argentino “viene cumpliendo el cupo acordado, de acuerdo a las condiciones establecidas por el Gobierno de los Estados Unidos”.

El anuncio realizado por Trump golpeó las acciones de Aluar, la mayor productor de aluminio de Argentina, que cayeron el 12,07 %.

El Gobierno de Macri, quien el próximo día 10 traspasará la Presidencia argentina al peronista Alberto Fernández, dijo que trabaja para iniciar un diálogo con el Ejecutivo de Estados Unidos y también que buscará acordar una posición conjunta con Brasil.

En 2018 Argentina exportó a Estados Unidos productos siderúrgicos por 700 millones de dólares, mientras que en lo que va de este año las colocaciones suman unos 520 millones de dólares, según datos oficiales.