Asunción, 8 oct. – La Cancillería paraguaya convocó para este miércoles al embajador uruguayo en Asunción, Federico Perazza, por la salida de ese país de tres activistas paraguayos acusados de secuestro en 2002 y que se encontraban en Montevideo con el objetivo de pedir refugio político.

Perazza está citado para las 09.00 local (12.00 GMT) para que dé explicaciones “sobre la huida de ese país de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, procesados por la Justicia paraguaya por el delito de secuestro”, informó esta noche el Ministerio de Relaciones Exterior en su cuenta de Twitter.

La convocatoria fue colgada en esa red social poco después de que fuentes de los organismos de seguridad informaran a los medios de la partida de esas tres personas en un vuelo comercial de la aerolínea Iberia con destino a Madrid.

El Servicio Nacional de Inteligencia (SNI) “lamenta confirmar a la comunidad nacional e internacional la nueva fuga de Juan Arrom y Anuncio Martí de la República Oriental del Uruguay con destino probable a la ciudad de Helsinki, capital de Finlandia vía Madrid”, expresó, por su parte, ese organismo en la misma red social.

Arrom, Martí y Colmán, del desaparecido Partido Patria Libre (PPL), de izquierda, son reclamados por la Justicia paraguaya por el secuestro de María Edith Bordón, nuera del exministro de Hacienda Enzo Debernardi, que fue liberada a cambio de dinero en 2002.

Los tres se encontraban en Montevideo desde agosto pasado a la espera de que un tribunal uruguayo y la Comisión de Refugiados de Uruguay (Core) se pronunciara sobre la pertinencia o no del refugio que solicitaron tras huir de Brasil, donde perdieron ese estatus.

Brasil les concedió refugio, después de que los tres denunciaran que habían sido sometidos a torturas para que se declararan culpables del secuestro de Maria Edith Bordón durante la investigación policial.

Sin embargo, a finales de junio el Comité Nacional de Refugiados de Brasil revocó su estatus después de que dos de ellos, Arrom y Martí, perdieran un juicio contra el Estado paraguayo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) por los presuntos delitos de torturas.