Ciudad del Este, busca recomponerse tras destitución de intendenta

0
116

Luego de la destitución de la intendenta de Ciudad del Este, segunda urbe de Paraguay y estratégica por su flujo comercial con Brasil, la Cámara de Diputados certificó el fin de una época dominada por Sandra McLeod y su marido, el senador oficialista Javier Zacarías, también imputado.
La destitución, a la que este viernes siguió la convocatoria para elecciones municipales que se realizará el 5 de mayo, marca el triunfo de unas protestas ciudadanas contra el denominado “clan Zacarías”, criticado por gobernar la ciudad como un coto privado desde 2001, cuando el senador accedió a la intendencia.
Supone también la caída política de dos aliados del expresidente Horacio Cartes (2013-2018), que lidera un sector del Partido Colorado enfrentado al del actual mandatario, Mario Abdo Benítez.
este jueves, la Cámara Baja destituyó a McLeod, suspendida en funciones desde que hace dos meses diera comienzo la intervención del Municipio, a iniciativa del Ejecutivo y tras la aprobación de los legisladores.
Ese mismo día, la Cámara Alta aprobó el desafuero del senador Zacarías, antiguo intendente de Ciudad del Este y al igual que McLeod investigada por enriquecimiento ilícito, asociación criminal y lavado de dinero.
Ambos están además imputados por declaración falsa, a lo que en el caso de McLeod se suma una imputación por presunta lesión de confianza.
Imputaciones originadas a partir de la intervención realizada en la Municipalidad durante dos meses por la exjueza Carolina Llanes, nombrada por el Ejecutivo para investigar la gestión de McLeod.
El informe de Llanes explica que hubo un presunto delito de malversación de fondos públicos en la gestión de impuestos, ocacionando un daño patrimonial al municipio.
En el informe, citado en algunos puntos por los medios locales, habría además gastos sin su correspondiente justificación administrativa por un valor de unos 23 millones de dólares.
La intervención en la Municipalidad se produjo tras una larga cadena de manifestaciones ciudadanas en Ciudad del Este contra el “clan Zacarías” y su supuesta opacidad a la hora de gestionar el municipio.
Esas protestas fueron recogidas por una parte del oficialismo, en concreto de Colorado Añetete, el sector de Abdo Benítez, que se mostró partidario de la intervención y dijo que se manifestaría ante el Congreso para que los legisladores aprobaran el proceso.
Colorado Añetete y Honor Colorado, la corriente de Cartes, tienen bancadas separadas en el Congreso tras la ruptura de negociaciones entre ambas partes.
En ese sentido, desde Honor Colorado denunciaron “una persecución política”, durante este mes, contra referentes de ese sector como Zacarías y McLeod.
Es por ello que la caída del “clan Zacarías” es una derrota a medias del Partido Colorado en Ciudad del Este.
Y es que las elecciones del 5 de mayo, la fecha fijada por la Justicia Electoral, podrían dar oxigeno al sector de Abdo Benítez, que ya se está imponiendo en otros departamentos del país tras la deserción de varios intendentes y gobernadores antes adscritos al cartismo.
Para cualquier caso, la “batalla” de Ciudad del Este se anticipa clave para el Partido Colorado, que en las municipales de 2015 perdió Asunción.
Ahora está en juego una ciudad de 300.000 habitantes de gran peso comercial por su zona franca, una de las mayores de la región, su actividad comercial con la vecina Brasil y su atractivo turístico como una de las puertas de las Cataratas de Iguazú.
Ello plantea antes la resolución del conflicto surgido este lunes, con la elección con intendente del concejal Celso Miranda, el cual fue nombrado por la Junta Municipal generado por votos, lo que fue rechazado por el resto de miembros ausentes, que presentaron un recurso de nulidad.
En principio, la convocatoria de comicios de la Junta Electoral no conoce esa elección, aunque queda por ver cómo se maneja esa crisis o si la ciudad quedará bajo el signo de la ingobernabilidad hasta el 5 de mayo.
De hecho, los diputados de Colorado Añetete, ausentes el jueves en la sesión de la Cámara Alta, argumentaron que la Junta Municipal aceptó la pasada semana la renuncia de McLeod y elegido a Miranda, por lo que no es posible revocar a alguien de un cargo que ya no ostenta.