Asunción, 28 sep.- El Consejo de Desarrollo de Ciudad del Este (Codeleste), que representa a los comerciantes fronterizos de la urbe paraguaya, pidió al Gobierno que tome medidas para “ser más competitivos” frente a las tiendas que se instalaron recientemente en las ciudades limítrofes de Brasil.

En el marco de la décima edición de la Expo Paraguay Brasil -un foro en el que empresarios de ambos países buscan realizar negocios-, se analizaron las consecuencias para la economía paraguaya que tiene la apertura de zonas francas en las fronteras de Brasil, que fueron aprobadas este año por una ley federal.

Una situación que preocupa a los comerciantes fronterizos de Paraguay, que creen que la medida afectará seriamente la economía de las localidades fronterizas, cuya principal fuente de ingresos es el comercio con turistas brasileños.

En ese sentido, la presidenta de Codeleste, Linda Taiyen, acusó a las autoridades del país vecino de fomentar la “competencia desleal” puesto que “modificaron la modalidad de las tiendas francas” para competir con los negocios fronterizos paraguayos, a los que, aseguró, “están colocando en una situación contra la pared”.

“Nosotros queremos una competencia directa con el Brasil”, dijo Taiyen, y solicitó al Ejecutivo “tomar las medidas necesarias para que podamos mantener un comercio competitivo” y crear situaciones que hagan que “seamos más atractivos” frente a las tiendas fronterizas del gigante latinoamericano.

En ese sentido, precisó que necesitan mejorar las infraestructuras de la ciudad, así como “adecuar el régimen” fiscal que les permita competir con las zonas francas vecinas, así como que les sea permitido adoptar el carácter de tiendas francas para “ser más llamativos” para el turismo.

No obstante, Taiyen celebró que el nuevo Gobierno se muestra “abierto” a escuchar sus peticiones y, sobre ello, el viceministro de Industria y Comercio, que participó en la ponencia, anunció la creación en octubre de “una mesa de trabajo” con las autoridades y comerciantes locales para escuchar sus peticiones.

Taiyen reivindicó el aporte de los comercios fronterizos a la economía de Paraguay y aseguró que recaudan para el Estado un “monto muy significativo” y que “emplean a más de cuatro veces” la gente que emplea la industria del país.

Puntualizó que, sólo en Ciudad del Este, el comercio fronterizo genera 25.000 puestos de trabajo frente a los 17.000 trabajadores que tiene la industria en todo el país, y dijo que contando con los empleos indirectos, la cifra total de puestos de trabajo que genera el comercio fronterizo, a nivel país, es de alrededor de 100.000 personas.