Comunidad Guaná de Paraguay logra tierras con esperanza de recuperar su lengua

0
282
Imagen Referencial

Miembros de la comunidad indígena guaná de Paraguay recibieron este viernes la titulación de unas 50 hectáreas de tierra que vienen reclamando desde hace 30 años, algo que se espera que ayude a preservar la cultura de este pueblo y su idioma, hablado solo por cuatro personas.
Los títulos de propiedad fueron entregados por el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, en una ceremonia en el Palacio de Gobierno y en el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas.
El mandatario hizo entrega de esa documentación a Miguel Cuéllar, líder de la esa comunidad en el distrito de San Lázaro, en el norteño departamento de Concepción.
“Anduvimos mucho detrás de esto, treinta años después se nos está dando esta adjudicación”, dijo Cuéllar, citado en la página de la Presidencia.
Por su parte, Horacio Torres, presidente del Instituto Nacional de Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), destacó en ese medio la importancia de esa formalización de la propiedad ante la erosión cultural que sufre esa comunidad.
“Adquiere un grado de importancia fundamental (la entrega de títulos) para el arraigo que permita una preservación de su cultura y sobre todo de su lengua que, lastimosamente se encuentra en un alto riesgo de extinción”, dijo Torres.
La comunidad beneficiada, una población de alrededor de un centenar de personas, se asienta desde 1983 en esa zona y son parte de los 400 nativos guaná de todo el país,
El guaná, perteneciente a la familia lingüística maskoy, es hablado solo por cuatro ancianas de esas comunidades, que participan de un programa de recuperación del idioma con ayuda de la Secretaría de Políticas Lingüísticas (SPL).
Los guaná son uno de los 19 pueblos indígenas de Paraguay, donde el idioma oficial es el español y el guaraní.
La población indígena paraguaya asciende a unas 120.000 personas, de las cuales el 76 % vive en pobreza extrema según datos oficiales, en su mayoría debido a que fueron desposeídas de sus tierras ancestrales durante la dictadura (1954-1989) y en la primera década de democracia.
La ONU declaró el 2019 como el Año Internacional de la Lenguas Indígenas.
Las cifras de la organización apuntan que unos 370 millones de personas en más de 70 países hablan idiomas indígenas, que se están perdiendo a un ritmo alarmante.