El Gobierno paraguayo sanciona la Ley de Emergencia Penitenciaria aplicable un año

0
12
Presidente Paraguayo Mario Abdo Benítez

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, sancionó la Ley de Emergencia Penitenciaria en todos los centros de reclusión del país durante los próximos 365 días y autorizó también una ampliación presupuestaria de más de 2 millones de dólares, según informó este domingo el Ministerio de Justicia.

La firma de Abdo Benítez era el último paso que necesitaba para entrar en vigor la declaración de emergencia penitenciaria aprobada a finales de julio por Congreso paraguayo, tras un enfrentamiento entre dos clanes rivales en el interior de una cárcel que se saldó con 10 presos muertos.

A eso se sumó esta semana la fuga de tres reclusos de la banda brasileña Primer Comando Capital (PCC) de una cárcel del sur del país, que durante su escapada tomaron como rehén a uno de los trabajadores del centro, aunque fueron capturados poco después.

La ley sancionada por el mandatario estará en vigor durante un año y contempla un plazo de 15 días para reglamentar un plan de seguridad con la colaboración de las fuerzas de seguridad de todas las penitenciarias del país.

Además, la ley también autoriza al Ministerio de Justicia a contratar personal “en carácter de excepción” dentro de esta emergencia penitenciaria que vive el país.

Con esta normativa, el Ministerio de Justicia verá ampliado su presupuesto en más de 13.800 millones de guaraníes (unos 2,2 millones de dólares), con lo que la partida total destinada a esta cartera en el año 2019 supera los 23.800 millones de guaraníes (más de 3,7 millones de dólares).

El ministro de Justicia, Julio Javier Ríos, espera que esta ley les permita “aplicar los cambios” que plantean aplicar “tanto en materia de seguridad como en infraestructura para poder evitar eventuales hechos que se pudieran lamentar”, según el comunicado difundido este domingo por el Ministerio.

Abdo Benítez reconoció este sábado, durante un acto en el norte del país, que el país tiene “problemas carcelarios” relacionados con la superpoblación de las penitenciarias, que este Ejecutivo tratará de solventar con la construcción de cuatro cárceles más.

Las prisiones paraguayas sufren desde hace años un problema de hacinamiento debido a la superpoblación de las personas privadas de libertad, consecuencia del abuso de la prisión preventiva en el país.