Asunción, 26 may.- La Municipalidad de Asunción, junto con agencias de publicidad, escuelas de cocina y empresas de alimentación, utilizan los mangos desperdiciados en las calles en una iniciativa en la cual los comercializan ya convertidos en salsa y dando formación gastronómica a personas de escasos recursos con las ganancias obtenidas.

Este proyecto, denominado “Calles de Asunción”, busca aprovechar las toneladas de mango que todos los años caen de los árboles de la capital, para darles una vida útil fuera de temporada convirtiéndolos en chutney, guarnición hecha con frutas y especias con sabor agridulce.

El dinero obtenido con las ventas de esa salsa, comercializada de manera exclusiva en dos cadenas de supermercados, se destinará a pagar los costes de los cursos de cocina de personas de bajos recursos, de los que por el momento se han beneficiado 24 paraguayos.

El proyecto ha salido al mercado con 5.000 unidades, para las que se necesitaron 5 toneladas de mango, según señaló en una entrevista con Paraguay TV, el director de Calles de Asunción, Camilo Guanes

“El fin de este proyecto piloto es que se vuelva sustentable en el tiempo, es colaborativo, social, donde a pesar de las dificultades, estamos encontrando un modelo de negocio que lo hace sustentable”, comentó el emprendedor.

Guames comentó que la idea se les ocurrió al conocer que de las 2.400 toneladas de mango que se recolectan al año, la mitad termina en la basura sin ninguna utilidad.

El responsable de esta iniciativa recordó el potencial que existe en Paraguay para hacer negocios que impliquen a distintos actores y, sobre todo, que beneficien a la sociedad, en lo que calificó como “un modelo de negocios circular”.

“Lo que está en la calle puede ser una gran solución a diferentes situaciones, por eso invitamos a sentarnos todos en una mesa para buscar esas alternativas”, agregó.

El chutney Calles de Asunción se vende en envases de 200 gramos por unos 4 dólares (23.000 guaraníes) y se espera que con los nuevos ingresos se financie la formación gastronómica de nuevas tandas de estudiantes.

Con esa idea de economía colaborativa, Calles de Asunción también ofrece a los paraguayos la posibilidad de retirar los mangos de sus casas si no saben qué hacer con esas frutas para que ellos puedan darle un nuevo uso.

Durante el pasado verano, la Municipalidad de Asunción puso en marcha el “mango móvil”, un camión destinado exclusivamente a recoger del suelo la fruta tras la llamada de los vecinos y en poco más de 20 días ya habían retirado 67.000 kilos.