Expresidente de eléctrica paraguaya culpa a exembajador de la firma del acta

0
35

El expresidente de la compañía estatal paraguaya Administración Nacional de Electricidad (ANDE) Pedro Ferreira responsabilizó este martes al exembajador de Paraguay ante Brasil Hugo Saguier de la firma del acta bilateral con ese país sobre compra de energía a la represa de Itaipú.

Ferreira compareció durante toda la tarde ante la Comisión Bicameral de Investigación (CBI) del Congreso que estudia las circunstancias que rodearon la firma del acta, después de que su declaración tuviera que posponerse este lunes a causa de las largas exposiciones de los convocados que le precedieron.

Tras su exposición ante los diputados y senadores que integran la CBI, el expresidente de la ANDE fue preguntado por la responsabilidad directa de la rúbrica de ese documento, que para la oposición resulta una traición a la patria y una cesión de soberanía ante el Gobierno de Brasil, del presidente Jair Bolsonaro.

“Hay un responsable principal, que es el señor Saguier, responsable operativo”, respondió Ferreira.

No obstante, también señaló a la cabeza de la Cancillería en ese momento, el excanciller y ahora senador Luis Alberto Castiglioni, quien también pasó por la CBI, aunque en su caso, el lunes.

Para Ferreira, el excanciller tenía que “haber controlado mejor” las negociaciones con Brasil y las actuaciones de las personas enviadas para llevar adelante esas conversaciones, al mismo tiempo que señaló que Castiglioni era responsable de “lo que hacen los subordinados”.

Sin embargo, la posición de Ferreira hacia Castiglioni no terminó de quedar clara durante su exposición, ya que mientras que en algunos momentos cuestionaba su declaración del lunes, en otros llegó a asegurar que “alguien le mintió al canciller”.

Ferreira volvió a referirse a las reuniones que mantuvieron con Brasil y Eletrobras, la eléctrica de ese país, antes de llegar al nivel diplomático, en el que se firmó el acta.

En su relato, el expresidente sostuvo que la parte brasileña les propuso aumentar su contratación en un 71 %, mientras que su posición no pasaba del 5 %, aunque veían asumible hasta un 7 %.

Además, en su declaración cargó en varias ocasiones contra la parte brasileña y las deudas históricas que este país tiene con Paraguay, según su opinión.

De ahí que recalcara que Brasil debe ser considerado con “el socio menos favorable”, en alusión a Paraguay.

En otro momento, interrogaron a Ferreira por su relación con el abogado José Rodríguez, que se presentó como asesor jurídico del vicepresidente, Hugo Velázquez.

Sin embargo, cuando estalló el escándalo, Velázquez negó que fuera su asesor o funcionario público, y se limitó a señalar que le conocía de la campaña electoral.

El expresidente de la ANDE mantuvo que hasta el día de su renuncia, el 24 de julio, cuando se destapó el acta, pensaba que Rodríguez era el asesor jurídico de Velázquez.

“Yo creo que tiene que ser investigado. Estoy convencido de que hay otros funcionarios públicos a los que se les presentó ese señor”, manifestó Ferreira.

La dimisión de Ferreira sirvió para que se hiciera público el acta bilateral con Brasil, firmado dos meses antes pero oculto a la opinión pública hasta entonces.

Ese documento, así como el secretismo con el que se trató, fue interpretado por la oposición como una traición a la patria y solicitaron el juicio político para el presidente, Mario Abdo Benítez, para Velázquez y para el ministro de Hacienda, Benigno López.

A pesar de que la sombra de salir del Gobierno acechó al mandatario, logró salvarse gracias al respaldo del movimiento Honor Colorado, del expresidente Horacio Cartes (2013-2018), rama interna del Partido Colorado y, hasta entonces, opuesta a su grupo, Colorado Añetete.

Los votos de Honor Colorado y Colorado Añetete rechazaron este martes en la Cámara de Diputados el escrito de acusación del juicio político tramitado.