Helsinki, 7 nov. – El Gobierno de Finlandia no tiene intención de intervenir en el caso de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, los tres paraguayos requeridos por la Justicia de su país por un presunto secuestro y a los que la nación nórdica dio refugio hace ahora un mes.

Así lo dio a entender la ministra de Interior finlandesa, Maria Ohisalo, en una respuesta por escrito publicada este jueves en la página web del Parlamento finlandés, con la que contesta a una interpelación del diputado del partido ultraderechista Verdaderos Finlandeses Jari Ronkainen.

“Ni el Ministerio del Interior ni el Gobierno intervienen en la tramitación de las solicitudes individuales de asilo o de permiso de residencia ni en el contenido de las resoluciones”, afirma la ministra en su respuesta.

Ohisalo asegura que su Ministerio es responsable de las políticas y la legislación sobre inmigración y asilo, pero no se inmiscuye en la tramitación de casos concretos, algo que es competencia exclusiva de los funcionarios del Servicio Finlandés de Inmigración.

La ministra no quiso dar detalles sobre la situación legal de los tres refugiados paraguayos ni sobre el modo en que llegaron a Finlandia, alegando que todos los procesos de asilo son confidenciales por ley para garantizar la seguridad de los solicitantes.

Esa obligación legal de confidencialidad -insistió- no se puede incumplir aunque la prensa nacional o internacional divulgue información sobre un caso en particular.

“En consecuencia, el Gobierno no puede tomar postura sobre las decisiones individuales tomadas por Servicio Finlandés de Inmigración”, afirmó.

Las autoridades de Paraguay están tratando de que Finlandia revoque el asilo y extradite a Arrom, Martí y Colmán para ser juzgados por el presunto secuestro en 2001 de María Edith Bordón, nuera del exministro de Hacienda Enzo Debernardi, quien fue liberada en 2002 tras el pago de un rescate.

Una de las iniciativas para lograrlo es el anunciado viaje de un grupo de senadores paraguayos a Helsinki con el objetivo de exponer a legisladores, jueces y fiscales finlandeses la situación judicial de los tres prófugos, aunque ese viaje fue postergado “sine die” el pasado 28 de octubre.

Además, las autoridades paraguayas protestaron oficialmente ante Finlandia por su decisión de conceder asilo político a los tres refugiados izquierdistas, exmiembros del desaparecido Partido Patria Libre (PPL), considerado el embrión de la actual guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Estas protestas llevaron al diputado ultraderechista Jari Ronkainen a interpelar al Gobierno finlandés y exigir explicaciones por dar refugio a tres personas acusadas de haber cometido varios delitos.

“A este paso la población de refugiados en Finlandia será como los fugados de Alcatraz. Parece que cuanto mayor es el crimen cometido, más probabilidades hay de obtener asilo en Finlandia”, escribió en su perfil de Twitter.