Asunción, 8 oct. – Horacio Torres, presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) de Paraguay, renunció a su cargo tras la investigación abierta por presuntos sobornos en el proceso de adjudicación de tierras públicas, un caso que implica a dos altos funcionarios del ente.

Torres anunció su decisión a su salida de una reunión con el presidente del país, Mario Abdo Benítez, y señaló que “no está acostumbrado” a que le mencionen como parte de la red de corrupción que investiga la Fiscalía en el organismo encargado de la reforma agraria en Paraguay.

Torres estaba siendo cuestionado desde que la pasada semana la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía allanara la sede del Indert en busca de documentos vinculados a un presunto esquema de pedidos de coima y extorsión.

El presidente del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrado, el senador oficialista Enrique Bacchetta, había solicitado a Torres su renuncia y al jefe de Estado “una cirugía mayor” en el Indert para que los responsables del hecho denunciado “vayan a la cárcel”.

La investigación apunta a un supuesto pedido de coima de 20.000 dólares que implicaría al director de créditos del Indert, el exdiputado Carlos Soler, quien el pasado 24 de septiembre fue separado del cargo.

En esta causa están imputados, además de Soler, el que fuera director del Indert en la región del Chaco, Enrique Gómez de la Fuente, por cohecho pasivo agravado.

De acuerdo a la denuncia de un particular divulgada en los medios mediante escuchas telefónicas autorizadas por la Fiscalía, ambos imputados pidieron esa suma al denunciante para no revocar la adjudicación de una propiedad en el Chaco.

El Indert registra varios escándalos de corrupción desde que en diciembre del pasado año la Justicia dictaminó prisión preventiva para Justo Cárdenas, titular del ente durante el Gobierno de Horacio Cartes (2013-2018).

Cárdenas fue imputado por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

El Ministerio Público señaló entonces que la imputación contra Cárdenas se sustentaba en que con sus ingresos y gastos no puede justificar la procedencia de unos 395.000 dólares (2.644 millones de guaraníes).