Esta madrugada fueron atendidos 25 niños y cuatro madres en situación de calle, gracias a las acciones de un operativo interno. Estas acciones fueron realizadas por distintas instituciones paraguayas, dedicadas a la atención de menores y a los pueblos originarios  en la Terminal de Ómnibus de Asunción.

Estas operaciones son desarrolladas gracias al monitoreo realzado por el personal de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA), en las calles de la capital paraguaya y mediante las llamadas al teléfono FONO AYUDA 147, un servicio gratuito destinado a la denuncia de situaciones de vulneración de derechos de la niñez y la adolescencia.

Los operativos de invierno se realizan todos los años, y la vigilancia de las calles para proteger a los menores también es constante, según informó a Efe la coordinadora de la Dirección de Pueblos Originarios de la SNNA, Margarita Lesme.

Esta madrugada un equipo integrado por miembros de la SNNA, la Fiscalía de Derechos Étnicos, el Instituto Paraguayo del Indígena (INDI) y agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), entre otros organismos, participó en esta intervención en la que se encontraron a 29 personas, todas ellas en buen estado de salud.

El personal encargado de estas tareas se encarga de hablar con las personas en situación de calle para tratar de rescatarlos de esas condiciones de vida.

“Partimos desde el aspecto de la voluntariedad y primero les explicamos a qué se están exponiendo estando a la intemperie, desde enfermedades a otros peligros”, señaló Lesme en declaraciones a Efe.

Tras esa conversación inicial, los niños y adolescentes que acceden a irse con los trabajadores de la SNNA son trasladados a albergues en los que se les da comida y abrigo, y donde se intenta conocer sus circunstancias.

Lesme recordó que “cada niño tiene su historia”, aunque la mayoría de ellos llega a Asunción con sus padres, cuando estos acuden a la capital paraguaya para hacer reivindicaciones de territorio.

Una vez allí, muchos menores se alejan de sus familias y encuentran refugio en la venta y el consumo de drogas o en la mendicidad en las calles.

“Tratamos de reinsertarles en sus comunidades. Buscamos a su familia o a su familia ampliada, ya sean abuelos, tíos o líderes de su comunidad que quieran hacerse cargo de ellos”, comentó a coordinadora de la Dirección de Pueblos Originarios de la SNNA, en alusión a la atención que se da a los menores recogidos de las calles.

Los 25 niños y las cuatro madres atendidos esta madrugada en la Terminal del Ómnibus de Asunción fueron trasladados al albergue “Kuarahy Rese” de pueblos originarios ubicado en San Lorenzo, a pocos kilómetros de la capital.