Asunción, 3 dic. – La inflación paraguaya se situó en noviembre en el 0,2 %, dos décimas menos que el dato de octubre, mientras que en el acumulado del año se colocó en el 2,2 %, lejos de la tasa objetivo del 4 % del Banco Central del Paraguay (BCP).

El informe publicado este martes por el BCP muestra un incremento del 9,4 % en el precio de las frutas frescas, seguido del encarecimiento de las verduras y hortalizas, la carne vacuna o los equipos de limpieza.

En el caso del aumento de precio en la carne, desde el BCP sostienen que responde a un descenso de la oferta, unido a una mayor demanda externa, lo que repercute en los precios del mercado local.

Por el contrario, en el mes de noviembre se abarataron las menudencias vacunas o los derivados lácteos, ya que la producción de leche ha mejorado en esta parte del año, gracias a las pasturas, y ha permitido una mayor producción de productos como yogures o quesos.

En el caso de los servicios, se observó un aumento en la oferta turística y en la consulta médica.

Además, el cambio entre el dólar y el guaraní, la moneda local, también encareció el precio de los bienes de origen importado, como los coches, los electrodomésticos o los equipos audiovisuales.

A pesar de que el BCP mantiene su tasa de inflación en el 4 % para este 2019, el Fondo Monetario Internacional (FMI) avanzó en sus perspectivas de octubre una rebaja en la cifra de cierre para este año, que fijó en el 3,5 %.