Mario Abdo Benítez, Presidente Paraguayo, se salva del juicio político

0
35
El presidente de Paraguay Mario Abdo Benítez

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se salvó este martes del juicio político que pedía la oposición, tras semanas de crisis política, a raíz de la firma de una acta bilateral de compra de energía con Brasil, que le dejó “una gran enseñanza”, según publicó en sus redes sociales.

La Cámara de Diputados tumbó el pedido de juicio político, con 43 votos en contra de su tratamiento, gracias a la unidad entre las dos bancadas del gobernante del Partido Colorado, el movimiento Colorado Añetete, afín a Abdo Benítez, y Honor Colorado, del expresidente Horacio Cartes (2013-2018).

Tras conocerse el archivo del pedido del juicio político, el mandatario paraguayo publicó un comentario en su cuenta de Twitter, sin ninguna alusión concreta al proceso iniciado por la oposición, pero que daba a entender que ya daba el tema por concluido.

“Estos días nos dejan una gran enseñanza! Vamos a aumentar nuestras fuerzas para seguir adelante por nuestro país! Con más trabajo, más diálogo y entendimiento entre todos los paraguayos!”, escribió el mandatario en la red social.

Desde hace unos días, el presidente venía insistiendo en que el juicio político estaba prácticamente zanjado, aunque al mismo tiempo urgía a los legisladores a tratarlo para devolver la tranquilidad y la estabilidad en el país.

El acta bilateral con Brasil, que establecía un cronograma de compra de energía a la represa hasta 2022, desencadenó una crisis política en el Ejecutivo de Abdo Benítez unos días antes de que cumpliera un año en el Gobierno.

Cuando se conoció la existencia de este documento, en julio, a pesa de haberse firmado en mayo, la oposición pidió explicaciones al Ejecutivo, al mismo tiempo que empezaba a plantear la posibilidad de llegar a un juicio político para echar del Palacio de Gobierno a Abdo Benítez, al vicepresidente, Hugo Velázquez, y al ministro de Economía, Benigno López.

A raíz del escándalo, el Gobierno anuló el acta y aceptó las renuncias de cinco altos cargos, con la intención de calmar a los partidos opositores y a buena parte de la opinión pública.

Sin embargo, esas medidas no fueron suficiente, y la oposición mantuvo el pulso a Abdo Benítez con la amenaza del juicio político.

El mandatario logró desactivar esta iniciativa gracias al respaldo de Honor Colorado, que ofreció su apoyo al Gobierno para votar en contra y salvar así al actual Gobierno.