Asunción, 13 ene. – El Gobierno prevé contratar más personal sanitario para reforzar la atención en los hospitales del departamento Central, el más populoso de Paraguay y que es, junto a Asunción y al área metropolitana, el que concentran el mayor número de casos sospechosos de dengue.

El presidente del país, Mario Abdo Benítez, dijo este lunes a los medios que se está haciendo “un esfuerzo para tener mayores recursos humanos de manera rápida” y se contempla la contratación de “500 nuevos trabajadores de blanco” en los presupuestos del Instituto de Previsión Social (IPS).

Además, el Ministerio de Hacienda y el de Salud Pública trabajan en la misma línea para incrementar el personal en los centros médicos del área metropolitana de Asunción.

A su vez, el titular de Sanidad, Julio Mazzoleni, señaló este lunes que los hospitales reciben entre 400 y 450 consultas de posibles afectados por el dengue, una cifra que se eleva los fines de semana.

“El dengue, realmente, está en niveles importantes. Estamos consolidando los datos de esta última semana; tenemos mas de 1.200 casos confirmados. Esa cifra, seguramente, va a trepar rápidamente esta semana”, apuntó el ministro ante los medios en un acto contra el dengue celebrado en el Palacio de Gobierno, en Asunción.

Ante esa situación, el personal sanitario se encuentra “cansado” y “desgastado”, admitió Mazzoleni, de ahí que se espere un “fortalecimiento de los recursos humanos”.

No obstante, el ministro evitó hablar de una posible declaración de emergencia, aunque siguen monitoreando los casos con la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), que sería la encargada de decretar la emergencia, si llega a considerarlo necesario.

Sobre este punto, el ministro recordó que durante las grandes epidemias de 2013 y 2016 se movilizaron los recursos sin decretar emergencia nacional por dengue.

Para evitar llegar a la emergencia nacional, el Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa) mantiene las labores de fumigación, aunque, como puntualizó Mazzoleni, esas tareas solo sirven para la eliminación de las larvas y las pupas, no para los criaderos.

Por este motivo, el Gobierno paraguayo sigue adelante con su tarea de concienciación ciudadana para la eliminación de criaderos de dengue.

El titular de la SEN, Joaquín Roa, lamentó que en sus recorridos, tanto por tierra como por aire, todavía se encuentra “basura por todos lados, malezas altas, baldíos, piscinas con agua sucia” que se convierten en “hoteles de cinco estrellas para el mosquito”.

“Solo podemos reducir eso con una conciencia ciudadana. Con esto no quiere decir que las instituciones del Gobierno no vamos a estar trabajando, pero sí es un trabajo de todos el Paraguay sin dengue”, agregó Roa.

Durante el fin de semana, funcionarios de distintos ministerios realizaron labores de limpieza en diferentes zonas para contribuir a la eliminación de los criaderos y dar ejemplo a la población.

En 2019, Paraguay registró más de 10.000 casos confirmados de dengue, de los cuales 9 fueron fatales, según fuentes de Vigilancia de la Salud.

La peor epidemia fue la de 2013, con 150.000 casos y 252 muertos en un país de casi siete millones de habitantes.