Jerusalén, 17 may (EFE).- Nabil Shaath, consejero de Asuntos Exteriores del presidente palestino, Mahmud Abás, instó a los países árabes, reunidos en una cumbre ministerial de la Liga Árabe en El Cairo, a que corten sus relaciones con Guatemala, Paraguay y otros países que trasladen sus embajadas a Jerusalén.

Shaath dijo en una entrevista con la emisora Voz de Palestina que entiende que los países árabes no puedan cerrar sus embajadas en Washington o expulsar a los embajadores estadounidenses de sus países por la gran influencia que tiene EE.UU. “en su economía, relaciones militares y petrolíferas”.

Pero insistió en que “tiene que haber una firme posición respecto a Guatemala, que ha trasladado su embajada” a Jerusalén desde Tel Aviv, y Paraguay, “que amenaza” con hacer lo mismo.

Shaath señaló la necesidad de tomar decisiones lo antes posible para poner en práctica “una guerra política, económica y diplomática contra cualquier nación que traslade su embajada a Jerusalén”.

Asimismo, indicó que los países árabes puede enfrentarse económicamente a Guatemala, por ejemplo, deteniendo la importación de cardamomo, especia de la que son los mayores consumidores.

“El liderazgo palestino está comprometido en todos los frentes para hacer frente a los ataques israelíes a nuestra tierra y nuestra existencia”, declaró Shaath.

Ayer se reabrió la embajada de Guatemala en Jerusalén, con la presencia del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, y del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y dos días después de la inauguración de la sede diplomática de Estados Unidos. estadounidense.

El secretario general de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) y jefe negociador, Saeb Erekat, también tuvo hoy duras palabras para Guatemala y Morales.

“El presidente de Guatemala se esmera en dejar en claro que su gobierno viola sus obligaciones internacionales de la misma forma que apoya las violaciones israelíes contra el pueblo palestino” al que ha insultado al apoyar “las políticas de colonización y desplazamiento forzado de población” palestina, señaló en un comunicado.

“Palestina toma este acto de forma muy seria” y discutirá el tema “en la Liga Árabe y en la próxima conferencia extraordinaria de la Organización de la Conferencia Islámica”, que se reúne mañana en Estambul, advirtió.