Asunción, 18 oct.- El presidente del Partido Liberal, Efraín Alegre, apeló a la “indignación” de la sociedad para movilizar a la ciudadanía ante un “Gobierno que está resuelto y decidido” a entregar la soberanía energética del país a Argentina y Brasil.

El jefe de la principal formación opositora paraguaya participó en una ofrenda floral en Asunción en conmemoración del levantamiento de los liberales del 18 de octubre de 1891 contra el Gobierno de Juan Gualberto González, del Partido Colorado, al que acusaban de vender los derechos de Paraguay al extranjero.

El líder opositor hizo una analogía entre la trayectoria de González y la del actual presidente del país, el colorado Mario Abdo Benítez, al que acusa de ceder la soberanía energética de Paraguay a Brasil, a través de la represa de Itaipú, y a Argentina, por la central hidroeléctrica de Yacyretá.

“Estamos nuevamente ante un Gobierno que va a entregar nuestros derechos al extranjero, al Brasil, a la Argentina. Estamos ante un Gobierno de traidores”, dijo Alegre durante el acto en el cementerio de La Recoleta.

Alegre insistió en que la causa nacional que debe unir hoy a los paraguayos es “la defensa de las hidroeléctricas”, ya que en ellas es donde “está en juego el Paraguay de los próximos años”.

En su intervención también cuestionó el modelo de Gobierno de Abdo Benítez, que, a su juicio, solo ofrece “miseria y necesidad al pueblo paraguayo”, y aprovechó para presentar a su partido como la alternativa al proyecto político del Ejecutivo.

El líder opositor, que perdió ante Abdo Benítez las presidenciales de abril de 2018, acusó al Gobierno de “traidor”, algo que viene repitiendo desde el pasado julio, cuando se conoció que el Gobierno había firmado un acta bilateral con Brasil de compra de energía a la represa de Itaipú, compartida por ambos países.

Para el Partido Liberal, así como para otras formaciones opositoras, ese documento constituía una “traición a la patria” y una cesión de la soberanía energética al Gobierno de Jair Bolsonaro.

Por eso, intentaron un juicio político contra Abdo Benítez, que el Partido Colorado logró desactivar gracias a la unión de sus dos movimientos internos, hasta ese momento enfrentados, Colorado Añetete, del mandatario, y Honor Colorado, del expresidente Horacio Cartes (2013-2018).