Asunción, 28 sep.- El Gobierno paraguayo expuso los incentivos a la inversión extranjera que ofrece el país ante un grupo de empresarios brasileños, a los que mostró su intención de “sustituir” a Asia como el principal origen de las importaciones del país vecino, en base a sus beneficios para la inversión extranjera.

En la décima edición de la Expo Paraguay Brasil, el director de Rediex, un organismo de promoción de la inversión del Ministerio de Industria y Comercio, Carlos Paredes, aseguró que Paraguay busca “fortalecer” a las empresas brasileñas que invierten en el país.

Así como “sustituir la plataforma de Asia por una plataforma aquí en la frontera, en Paraguay“, en referencia al traslado de la producción de empresas brasileñas que actualmente fabrican en Asia y que podrían hacerlo en Paraguay gracias a sus ventajas para la inversión, al ser un “país previsible” y “competitivo”.

Paredes, que se dirigió a los empresarios en portugués, señaló que el país sudamericano cuenta con “el mejor clima de negocios de la región”, entendida como el Mercosur y Sudamérica, y que es el mejor lugar para “hacer negocios import-export y contratar gente”.

Paraguay es muy abierto para eso”, añadió.

Aseguró que ofrece el “segundo mayor retorno a la inversión del mundo”, ya que en promedio la rentabilidad del dinero invertido en el país alcanza el 22 %, “aunque hay sectores donde el rendimiento es muy superior”, añadió.

Por eso, dijo, “recibimos” una media de “200 empresas al mes” en el país, de las que “el 80 % son brasileñas”.

El director de Rediex insistió en la fortaleza de la economía paraguaya, que según él, “creció un promedio del 4,5 % en los últimos 11 años” y mantuvo, en lo últimos cinco, “la inflación por debajo del 5 %”, lejos de las tensiones regionales, y con la divisa “más estable de Sudamérica”.

Además, Paraguay aporta “seguridad jurídica”, ya que “no toca las reglas de juego”, aunque haya cambios de gobierno.

Paredes detalló que entre las facilidades para la inversión que ofrece Paraguay, la más atractiva es “un sistema tributario muy simple”, caracterizado porque tanto la tasa al beneficio empresarial, el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el gravamen a la renta personal, es del 10 %.

Aparte de los exiguos o nulos aranceles a la importación y exportación de materia prima y maquinaria bajo el régimen de maquila.

Asimismo, indicó que el “código laboral (paraguayo) es muy simple”, que las cotizaciones a la seguridad social son bajas y que los sindicatos carecen de fuerza en el sector privado, lo que hace que los costos laborales sean menores que en Brasil.

Mencionó que el país cuenta con una “excelente generación de energía”, pero reconoció que existen “problemas en la distribución” por falta de infraestructuras adecuadas.

“Sabemos que Paraguay necesita mejorar las condiciones básicas de su población con urgencia y el Gobierno va a invertir como nunca ha invertido antes en esas áreas”, aseguró, y animó a los empresarios a ver ese esfuerzo como una “oportunidad” para invertir en dichos sectores.