Paraguay espera una reunión técnica con Brasil para alcanzar un acuerdo energético

0
103
En la imagen, el ministro de Exteriores de Paraguay, Antonio Rivas.

El canciller paraguayo, Antonio Rivas, explicó este miércoles que el Gobierno está esperando la nueva reunión entre Brasil y Paraguay para alcanzar un acuerdo de compra de energía a la represa hidroeléctrica de Itaipú, tras la anulación del anterior pacto que generó una crisis política en el país.

Rivas recordó que tras la anulación el 1 de agosto del polémico documento anterior, que puso contra las cuerdas al Gobierno del presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, las dos partes trabajan para cerrar el nuevo contrato.

“Ayer ya se reunieron los técnicos de Itaipú con la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) para proyectar la agenda de la próxima reunión a nivel técnico entre los dos países”, comentó Rivas tras una reunión en el Congreso con el presidente de la Cámara Alta, el liberal Blas Llano.

El canciller adelantó que Paraguay está conversando con Brasil y recalcó que el análisis se está tratando a nivel técnico para establecer un “mecanismo de acción” de cara a ese nuevo pacto de compra de energía con Brasil.

Una de las primeras intervenciones del nuevo canciller, que sustituyó en el cargo a Luis Alberto Castiglioni, fue “desactivar el acta” firmado el pasado 24 de mayo en Brasilia, aunque conocido en julio, y que establecía un cronograma de compra de energía hasta 2022.

Ese pacto desencadenó una crisis política en el Gobierno de Abdo Benítez, al que la oposición acusó de entreguista y de actuar con secretismo.

Para aplacar la crisis, el mandatario aceptó las renuncias del excanciller Castiglioni; el embajador paraguayo en Brasil Hugo Saguier; el director del lado paraguayo de Itaipú, José Alberto Alderete; y del titular de la ANDE, Alcides Jiménez, nombrado apenas unos días antes en reemplazo de Pedro Ferreira, quien dimitió la misma tarde que se hizo público el acta.

Además, el Gobierno dejó sin efecto el acta, que se había negociado a nivel diplomático, cuando hasta el momento la compra de energía se realizó en el ámbito técnico.

Las negociaciones que rodearon al acta de mayo también han generado dudas sobre el actuar del Gobierno por la intervención de personas ajenas al Ejecutivo y por las sospechas de estar beneficiando a Brasil.