Asunción, 23 ene. – El Ministerio de Justicia planteará reformas en el ingreso de funcionarios de prisiones y exigirá a los directores de las cárceles contar con título universitario como medida para afrontar las debilidades del sistema penitenciario, cuestionado tras la fuga de más de 70 presos de un grupo criminal brasileño.

Los presos, miembros del cartel Primer Comando Capital (PCC), se escaparon del penal de Pedro Juan Caballero, en el noreste del país, una fuga en la que se vieron implicados algunos funcionarios del centro, incluido el director, según las primeras investigaciones.

La titular de la cartera, Cecilia Pérez, dijo a Efe que el Ministerio arrastra “desde hace muchísimos años” debilidades en la “formación del personal” destinado a prisiones y para solucionarlo prevé la creación de un Instituto Técnico Superior de Formación y Educación Penitenciaria.

Paraguay inauguró en 2016 el Centro de Estudios Penitenciarios, que forma a los trabajadores de las cárceles en cuestiones legales, administración penitenciaria o Derechos Humanos, pero que, en opinión de Pérez, “no prepara al personal como una condición para poder ingresar al sistema”.

El futuro Instituto pretende corregir los problemas detectados hasta ahora entre los funcionarios de prisiones y demandar mayor formación en las escalas superiores.

“El Instituto tiene que generar una necesidad de que cuando uno va a ascender se tiene que formar y capacitar para ir a los siguientes niveles”, detalló Pérez.

De ahí que considere “estrictamente necesario” que los directores cuenten con un título universitario.

“No podemos tener directores de centros penitenciarios que no tengan un título universitario”, añadió.

De esta forma, también se planteará un escalafonamiento salarial para los trabajadores de prisiones y una mejora de los sueldos.

Pérez reconoció que los bajos salarios de los guardiacárceles y los funcionarios de prisiones “ayudan” a que estos se expongan a recibir pagos y sobornos de los presos.

MEJORAS EN EL SISTEMA DE INTELIGENCIA

Para Pérez, otras de las carencias del Ministerio de Justicia es la escasa capacidad para procesar la información de inteligencia penitenciaria, por lo que también se estudia una reforma de esta área.

“La Unidad de Inteligencia Penitenciaria del Ministerio de Justicia es escasa. Puede tener mucha información, pero tiene mucho trabajo y muchas veces no tiene capacidad de reacción con la información que obtiene”, señaló.

El Ministerio de Justicia también tiene previsto en su agenda “sentarse a trabajar” con el Poder Judicial para analizar los procesos de las 15.000 personas privadas de libertad, de los que más de 5.000 son de la Defensa Pública, según los datos facilitados por la ministra.

La cartera espera contar con tres nuevas cárceles en los próximos años, que si bien “no es la solución” sí ayudarán a “descomprimir” el hacinamiento que existe en las penitenciarías paraguayas.

“Va a ser determinante para que podamos dejar sentadas las bases de una verdadera reforma penitenciaria (…). Es el lugar propicio para comenzar de cero, porque acá hay que comenzar de cero”, agregó Pérez.

Paraguay padece desde hace años carencias en su sistema penitenciario con problemas de hacinamiento debido a la superpoblación de las personas privadas de libertad, consecuencia del abuso de la prisión preventiva en el país, según las organizaciones de derechos humanos.

A ello se añade la presencia en algunas cárceles de miembros del PCC como los que protagonizaron la fuga de Pedro Juan Caballero, el pasado domingo.

La ministra de Justicia admitió que “corrupción del personal” de su cartera fue uno de los motivos de esa fuga.