Asunción, 20 jun.- Según lo mencionado hoy por el ministro de la Secretaría de Técnica de Planificación (STP), José Molinas, Paraguay se fijará en atajar los principales problemas de la niñez y de la adolescencia, como la pobreza o los embarazos prematuros, con la implementación del Plan de Desarrollo y Población 2018-2019.

Ese plan se centrará en la población infantil y adolescente, y las áreas de salud y educación, encaminándose al cumplimiento de los objetivos del “Plan nacional de desarrollo Paraguay 2030″, el cual fue presentado en 2014.

De cara a 2030, el ministro explicó que Paraguay necesita “un cambio estructural de la economía hacia una economía del conocimiento” que “permita alcanzar los indicadores sociales en el rango más alto de Suramérica”, con “un sector público eficiente, democrático y que promueva la igualdad de oportunidades”.

La financiación del plan de desarrollo para este año y el próximo “está garantizada” e incluida en los presupuestos ordinarios de todos los ministerios y secretarías implicados en la ejecución de las medidas, aunque el Ministerio concretó las cifras exactas del coste de las medidas.

En cuanto a las medidas que se prevén, el programa pretende luchar contra los embarazos infantiles y adolescentes a través “de la promoción de la salud sexual y reproductiva”, de forma preventiva con programas educativos y mediante “atención a las niñas ya embarazadas”.

Así mismo, pretende mejorar la cobertura de la seguridad social ya que, actualmente, sólo el 13,4 % de las personas mayores tienen ingresos por jubilación, según datos de la propia cartera.

También promoverá la igualdad de género, especialmente en lo referente a “lograr la igualdad de acceso a los gastos del sector público” y a la inserción laboral.

Por otro lado, el Plan busca reducir las desigualdades territoriales mediante actuaciones conjuntas entre la Administración estatal, las entidades regionales y las locales para ejecutar políticas “coherentes” que “universalicen el acceso al agua potable” y los servicios de desagüe.

Aunque menos prioritarias, también se realizarán actuaciones para mejorar la inclusión de los pueblos indígenas y los ciudadanos afro-descendientes, así como reconocer los derechos de los emigrantes paraguayos en el extranjero.

El ministro explicó que la presentación del plan “cuando el Gobierno está de salida” responde a la necesidad de tenerlo preparado para su presentación en la reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que se celebra en Lima el próximo 7 de agosto.

Molinas confirmó que las medidas contempladas en el plan ya se “están incluyendo” en la negociación de los presupuestos del Estado para 2019, que deberá ejecutar el nuevo Gobierno del oficialista Mario Abdo Benítez, quien tomará posesión de su cargo el próximo 15 de agosto.

En este sentido, la representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Paraguay (UNFPA), Rocío Galiano, aseguró que están “en contacto” con las autoridades ya nombradas del nuevo Gobierno y confió en que el plan bianual “tenga continuidad” y se enriquezca con la visión del nuevo Ejecutivo.