Paraguay trabaja para prevenir las torturas en las primeras horas de detención

0
187
otografía de archivo de Soledad Villagra (dcha.), comisionada del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP).

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) gestiona en Paraguay una iniciativa contra la tortura u otro tipo de abusos en las primeras horas de detención, con objeto de prevenir su práctica en el país, informaron este lunes fuentes de ese organismo.

La comisionada del MNP, Soledad Villagra, explicó a Efe que se trata de un proyecto apoyado por el Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes (Opcat).

Se busca que el Ministerio de la Defensa Pública (MDP) de Paraguay “tenga gente capacitada para registrar casos de abusos” en comisarías u otros centros de reclusión.

El Protocolo es un organismo especializado de las Naciones Unidas con facultades para hacer visitas sorpresivas y sin restricciones a los centros de reclusión.

En Paraguay esta labor está a cargo del MNP, órgano independiente de los tres poderes del Estado.

“Ocurre que el que no puede pagar un abogado, puede pasar varios días sin que tenga defensa, lo que propicia la tortura en esos días de aislamiento”, señaló a Efe Villagra, quien explicó que el curso, presentado formalmente hoy, aunque está en marcha desde abril, está dirigido a todos los operadores de Justicia.

La promotora de derechos humanos destacó que el proyecto contribuirá a una comprensión más acabada sobre la tortura para diferenciarla del maltrato, a partir del Protocolo de Estambul, que recoge estándares internacionales para diagnosticar si alguien ha sido víctima de uno u otro tipo de abuso.

También se instruye sobre “cómo hacer un buen uso” de esos procedimientos “para que valga en un proceso judicial, que no haya impunidad como hasta ahora” en Paraguay, donde “solo el 1 % de las causas por tortura llega a un final”, añadió Villagra.

“La tortura es grave, es algo difícil de erradicar en el mundo contra la gente indefensa principalmente, ahora el problema es la impunidad”, aseveró la comisionada del MNP, al advertir que en Paraguay todavía “hay gente muy vulnerable a malas prácticas” del pasado.

En este sentido, enfatizó que “cuando haya registro” de casos certificados por los formadores que surgirán de estas capacitaciones se podrá perseguir su castigo para que no queden impunes como en la época de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

Asimismo, Villagra comentó que los más expuestos a abusos son los adolescentes y las mujeres, ya que recientes estudios elaborados por el Mecanismo indican que casi el 60 % de los jóvenes declaró haber sido maltratado en sede policial, mientras que el 35 % de las reclusas denunciaron algún tipo de apremio físico o psicológico.