Asunción, 3 feb. – Los cancilleres de Paraguay y Brasil, Antonio Rivas y Ernesto Araújo, defendieron este lunes en Asunción el impulsar un Mercosur más abierto al libre comercio y a los acuerdos comerciales con otros bloques, como motor de desarrollo regional.

Rivas propuso volver “a los orígenes del Tratado de Asunción”, firmado en 1991, para dar a ese mercado suramericano (integrado además por Argentina y Uruguay) un cariz más económico y empresarial, y convertirlo en foco de atracción de inversiones extranjeras.

Durante la reunión celebrada este lunes en la sede de la cancillería entre las delegaciones paraguaya y brasileña, Rivas instó a su homólogo de Brasil a trabajar de forma conjunta para mostrar en el exterior “la potencialidad del Mercosur”.

Rivas también informó a Araújo de su pasada visita a Bruselas para avanzar en la firma final del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, después de lograr a finales de junio de 2019 el cierre de una negociaciones que comenzaron hace 20 años.

Araújo, por su parte, calificó como “extraordinarios” los avances logrados por el Mercosur en el último año, con el acuerdo con la UE y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés).

“Tenemos una visión compartida de que el Mercosur tiene que seguir adelante con ese dinamismo. Es lo que esperan de nosotros. Es una parte fundamental de la estrategia de crecimiento que tenemos”, apuntó el canciller del Gobierno de Jair Bolsonaro.

A pesar de las posiciones iniciales de Bolsonaro y de las declaraciones ambiguas sobre el Mercosur, su canciller se mostró partidario de recuperar “la vocación fundacional del bloque”, sustentado en el libre comercio, la integración y la defensa de la población y la democracia, como él mismo citó.

Araújo se refirió a sus viajes como canciller por distintos países y manifestó el interés de otras zonas del mundo por iniciar conversaciones y negociaciones con el Mercosur.

Ante estas actitudes, Araújo invitó a su par de Paraguay, país que ahora ocupa la presidencia semestral del grupo, a “aprovechar ese momento” de apertura y propiciar una “oportunidad de crecimiento” para los países miembros.

“Si todo va bien, si negociamos bien, si seguimos con ese impulso político, con esa capacidad negociadora que adquirimos, el Mercosur puede muy pronto ser un centro, un ‘hub’, en las cadenas globales de valor”, aseguró el brasileño.