Asunción, 12 may (EFE).- El presidente electo de Paraguay, el oficialista Mario Abdo Benítez, recordó hoy en un acto en Areguá, a unos 20 kilómetros de Asunción, que uno de sus compromisos cuando asuma el poder el 15 de agosto será “reconstruir la confianza del pueblo paraguayo”.

El colorado señaló que durante la campaña electoral pidió confianza al pueblo para que votaran por él, por lo que ahora su obligación será “cumplir con los sueños” de los paraguayos.

“El pueblo votó no solamente a Marito (como se le conoce en la política paraguaya), votó a un partido con identidad y con una línea filosófica e identitaria del Partido Colorado, y eso tiene que ser un compromiso de trabajar con honestidad”, expresó el próximo presidente paraguayo en un acto con cariz más partidario que presidencial.

Abdo Benítez recalcó ante los suyos que a lo largo de la campaña electoral nunca negó su identidad ni se presentó con un “discurso ambiguo”, sino que defendió “la reconstrucción de valores”.

Esa estrategia le sirvió para ganarse los votos de 1.205.310 millones de paraguayos, según los datos preliminares del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), que publicará los resultados definitivos el próximo 31 de mayo.

“Tenemos que unirnos para servirle a nuestro pueblo (…), que la gente diga que valió la pena votar por el coloradismo porque vivimos mejor”, manifestó el presidente electo de Paraguay en Areguá, una ciudad dedicada a la artesanía cerámica.

Sin embargo, él mismo reconoció que “el pueblo ya no se convence simplemente con discurso” y que los paraguayos, “cada día más exigentes”, esperan “realización” de las promesas electorales y gubernamentales.

A tres meses de convertirse en presidente del país sudamericano, Abdo Benítez declaró que asumirá el cargo con “el compromiso y el desafío de entregar dentro de cinco años un Paraguay con mayor equidad”.

“Tengo un compromiso y una deuda con Dios, que me mostró el camino y que me dio la fortaleza en los momentos difíciles de mi carrera política, y otro compromiso con el pueblo paraguayo. Después no tengo compromisos con nadie, solamente con el pueblo”, alegó el colorado en una declaración en la que sacó a relucir sus creencias católicas.

La visita de Abdo Benítez a Areguá se suma al recorrido que el futuro presidente de Paraguay está haciendo por el país antes de la toma posesión el 15 de agosto.