Pueblos indígenas reciben indemnización de Paraguay por sentencia CorteIDH

0
51
El líder comunidad Xakmox Kasek, Gerardo Larrosa, habla durante una entrega de la primera cuota para Fondos de Desarrollo en el marco de sentencias internacionales ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, este lunes en la sede del Palacio de Gobierno en Asunción (Paraguay). Las comunidades indígenas Xakmox Kasek y Yakie Axa, originarias del Chaco paraguayo, recibieron la primera cuota de la indemnización que debe otorgarles el Estado Paraguayo en cumplimiento de dos sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Las comunidades indígenas Xakmox Kasek y Yakie Axa, originarias del Chaco paraguayo, recibieron este lunes la primera cuota de la indemnización que debe otorgarles el Estado Paraguayo en cumplimiento de dos sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). La CorteIDH obligó a Paraguay a pagar 700.000 dólares a la comunidad Xakmox Kasek, según la resolución de 2010, y 950.000 dólares a los indígenas Yakye Axa, por una sentencia de 2005, ambas relacionadas con cuestiones de tierras.
El Estado paraguayo dividirá el pago en cuotas anuales hasta 2021, cuando se espera que los pueblos indígenas hayan recibido el total de la indemnización.
El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, entregó hoy un cheque a los representantes de ambas comunidades por el monto de la primer pago, que en el caso de los Xakmox Kasek fue de unos 220.000 dólares, mientras que en el de los Yakye Axa ascendió a cerca de 299.000 dólares, según el tipo de cambio actual. Durante el acto, el representante del pueblo Xakmox Kasek, Gerardo Larroza, recordó que llevan “más de 30 años” luchando por “conseguir un pedazo de tierra”.
“Llegamos a instancias internacionales porque no tuvimos respuesta acá a nivel local. Hemos agotado todas las instancias (…), en el Parlamento inclusive se rechazó en varias ocasiones nuestro pedido de expropiaciones”, dijo Larroza ante Abdo Benítez y la presidenta del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), Ana María Allen. Esta última reconoció que las indemnizaciones llegan más de una década después de la sentencia y aseguró que también se resarcirá a otras comunidades indígenas sobre las que la CorteIDH se pronunció a su favor. El dinero otorgado por el Estado deberá destinarse a “desarrollo de proyectos sostenibles”, como puntualizó Allen, en concreto a proyectos destinados a Educación y Sanidad. Tras el acto, Larroza confirmó a los medios que el dinero de la sentencia se empleará con esos fines y comenzarán por “invertir en producción” para poder comercializar sus productos.
“Vamos a respetar lo estipulado en la sentencia, que dice que el Estado tiene que invertir en diferentes rubros, en el mejoramiento de salud, de la educación, (soluciones) habitacionales, agua potable y la seguridad alimentaria”, agregó. Larroza también advirtió que las comunidades se mantendrán “alerta” para corroborar que el Estado cumple la sentencia de la CorteIDH. La población indígena de Paraguay asciende a unas 120.000 personas, el 76 % de las cuales vive en situación de pobreza extrema, según datos oficiales, debido especialmente a la expropiación de sus tierras.