Asunción, 28 oct.- La economista mexicana Alicia Girón, expresidenta de la Asociación Internacional para la Economía Feminista (Iaffe, por sus siglas en inglés), señaló en declaraciones que las políticas de austeridad adoptadas durante las recesiones económicas repercuten en el empoderamiento económico de las mujeres.

“El enemigo número uno de la mujer son las políticas de austeridad”, enfatizó Girón, al recordar que el primer recorte de los Gobiernos en época de crisis afecta al gasto social.

Girón aludió, en concreto, a la situación de América Latina, donde se ha visto “un incremento en gasto social” en las épocas de bonanza que desaparece al entrar “en una crisis o recesión”, con un impacto directo en las políticas públicas destinadas a mejorar la vida de las mujeres.

La economista insistió en que el avance de las mujeres en la sociedad no debe limitarse a una cuestión de buena voluntad, sino que debe garantizarse con “políticas públicas” que den oportunidades “desde pequeñas” y garanticen el acceso a la educación, la inclusión financiera, digital y una economía del cuidado.

“Para mí (la economía del cuidado) es todo el apoyo que, por lo general, se da a partir de las abuelas para cuidar a los nietos, o de las mujeres que tienen que cuidar a las personas mayores de su entorno familiar”.

“Esto tiene que ser, de alguna manera, una política de Estado”, recalcó.

Esa economía del cuidado de la que habló Girón interpela, por un lado, al Estado, que debe estar dispuesto a invertir “un porcentaje muy alto en relación al Producto Interno Bruto (PIB)” para avanzar en igualdad, equidad y garantía de los cuidados.

No obstante, invitó a los Gobiernos a plantearse ese desembolso “en términos muy económicos” ya que las mujeres, a través de los embarazos, garantizan “la reproducción de la fuerza de trabajo de un país”.

Además, señaló, una mejor posición financiera de las mujeres también redunda en un aumento del consumo y del pago de impuestos.

Por otro lado, la economía del cuidado también pone frente al espejo a una sociedad que señala a la mujer si deja a sus hijos para continuar con su carrera.

“Parece que cuando una mujer va a trabajar y deja al niño la hacen culpable, como si abandonara a los hijos, y eso hay que quitarlo de esa cultura que tenemos, que parece que abandonamos a los hijos cuando nos vamos a trabajar”, indicó.

Para acotar que se trata de lo contrario: “es parte no solamente de una necesidad de aumentar el ingreso del entorno familiar, sino que también las mujeres deben seguir con su superación profesional”.

Por eso, también defendió la necesidad de que existan guarderías o círculos infantiles, tanto en el ámbito urbano como en el rural, donde los niños puedan relacionarse entre ellos y permitan a las mujeres acudir a sus trabajos.

Girón, que fue miembro del Alto Panel para el Empoderamiento Económico de las Mujeres de Naciones Unidas entre 2016 y 2017, urgió a los Gobiernos a avanzar en el cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU, ya que solo quedan diez años para alcanzar esa fecha y se detuvo en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5, referente a la Igualdad de Género.

Para la economista, el ODS 5 ha contribuido a poner a la mujer en el centro de muchas decisiones políticas públicas, pero advirtió de que un recorte en gasto social, consecuencia de “las políticas de austeridad”, puede socavar los avances hacia la consecución de la Agenda 2030.